alt

Según fuentes de su partido, el ya ex ministro de Economía no participaba en las decisiones del Ejecutivo en su área, decisiones que le llegaban “cocinadas desde Casa Presidencial”

Por Fernando de Dios

SAN SALVADOR – Héctor Dada HIrezi renunció a su cargo como ministro de Economía porque los canales de comunicación con el presidente Mauricio Funes estaban prácticamente rotos.

Así lo afirman fuentes internas del partido de Dada, Cambio Democrático (CD), que afirman que desde hace tiempo no se estaba cumpliendo aquello que se firmó en el protocolo de entendimiento entre el partido y el entonces candidato Funes, que contenía el compromiso de construir de forma conjunta un proyecto de cambios estructurales en el país.

Con el tiempo, señalan desde CD, ese compromiso se fue rompiendo por el hecho de que Dada no tenía posibilidad de discutir con el presidente las decisiones; éstas ya venían “cocinadas de Casa Presidencial y no había oportunidad de opinar”.

“Uno no puede ser ministro de un presidente y no tener comunicación con un presidente”, explican desde el partido de Dada Hirezi.

Además de eso, las mismas fuentes señalan que el ya ex ministro tenía la impresión de que el gobierno no está trabajando en un proyecto integral, que se están tomando decisiones sin rumbo claro y que no se está aplicando el Plan Quinquenal.

Por ello, Dada tenía desde hace meses la idea de presentar su renuncia, sobre todo desde que en diciembre de 2011 Funes destituyó a su brazo derecho en el Ministerio, Mario Cerna, por haber hecho proselitismo partidista, según el mandatario, algo que no compartía Cerna y al parecer tampoco Dada.

Un político con su trayectoria histórica, uno de los pocos que conservan una imagen de honestidad y compromiso real con la democracia en este país, dicen desde CD, sentía que se estaba desgastando en el puesto y que las decisiones que se estaban tomando, en las que él participaba prácticamente solo para firmarlas y enviarlas a la Asamblea, no eran parte de un proyecto verdaderamente coherente.

El momento elegido para declinar el cargo estuvo condicionado por las declaraciones que Funes hiciera la pasada semana, en las que dijo que si algún miembro del gobierno pensaba que no se estaban haciendo cambios presentara su renuncia.

Fue la gota que hizo rebalsar el vaso, pues Dada tuvo la sensación de que, de alguna manera, esas palabras iban con dedicatoria para él, aunque quizá también para otras personas dentro del Ejecutivo.

CD dará su posición como partido el próximo lunes. Es posible que den por acabada la relación con el gobierno de Funes. El propio Dada ofrecerá sus explicaciones personales, con datos, cifras y detalles, unos días más adelante.

Según sus compañeros de partido, el ministro saliente también está molesto por el nombramiento “exprés” de Armando Flores como su sustituto, pues en su carta de renuncia Dada proponía que ésta fuera efectiva a partir del próximo primero de mayo.

Desde CD se interpreta este hecho como una reacción de desagravio por parte de Funes que no viene al caso, porque Dada “siempre ha sido muy respetuoso con él”.

Volverá a la vida política gradualmente

Una vez desligado del gobierno, Héctor Dada volverá de forma gradual a la vida política y al trabajo en su partido, algo que se produce además en medio de un proceso interno de evaluación del trabajo hecho en las pasadas elecciones del 11 de marzo.

Como explicó recientemente en una entrevista en este medio el diputado de CD Douglas Avilés, el partido está evaluando una reestructuración en su dirección, que fue renovada hace en enero de 2011 y cuyo desempeño no ha sido el esperado, a tenor de los limitados resultados electorales.

Dada es “nuestro líder histórico y nuestra guía política; si está de vuelta y ya no tiene vinculación orgánica con el gobierno, obviamente es una de las personas que estarían llamadas a poder integrar la nueva dirección”, afirman las mismas fuentes internas de CD.